El Regalo de Navidad

//El Regalo de Navidad

El Regalo de Navidad

Estimados Netsocialbookers:

Tenemos el agrado de dejarles bajo su árbol navideño este regalo literario.  Es el cortés envío de uno de nuestros escritores de “La nueva comunidad de creadores para compartir con el mundo”.

Este trabajo fue el ganador del primer lugar del concurso de “Cuentos de Navidad”, convocado por la “AFP Horizonte” en el año 2005.

Su autor, Ángel Bello García-Blásquez es un abogado laboralista, especialista en recursos humanos y aficionado al arte de escribir. Es limeño,  tiene 70 años y vive en el bonito pueblo de Chilca, cerca al mar y a los sueños literarios.

El regalo de Navidad

Estábamos los dos, allí, escondidos detrás del sofá, esperando a que “él” apareciera.

-Shittt – le soplé al oído, y le jalé por el hombro – ¿De verdad estás dormido?

-Creo que sí –respondió papá, y me guiñó un ojo.

¡Ah! pillo, pensé, es un pillo mi “cabo”; casi había logrado engañarme.

– No hagas tanta bulla, pues – le dije-. Tus ronquidos lo van a espantar y así nunca va a entrar a dejarnos algo.

-Sí, tienes razón –me respondió él.

-Tú, y tus ronquidos. ¿En serio ya te estabas durmiendo? –le pregunté, sospechando que estaba fingiendo, para ver si así lograba que yo me durmiera primero.

-Sí mi “capitán”, disculpe. Yo creo que “él” sabe que queremos sorprenderlo. ¿Qué dices si abandonamos la espera? –me preguntó.

– No; lo vamos a lograr, vas a ver –insistí.

Entonces papá se frotó los ojos y se acurrucó nuevamente a mi lado.

Su calor, su fuerza y  sus manos grandes, me daban la seguridad y el valor para enfrentar a cualquier mágico intruso y superar mi miedo a la oscuridad en la que estábamos. ¿Cuánto tiempo estuvimos así? No lo recuerdo. Mi llamado, “cabo”, ese hombre gigante al que quería tanto, apoyó su cabeza sobre mi hombro y no tardó en dormirse de verdad.

Yo acaricié su cabeza por un rato, como si le agradeciera el que soportase mi capricho. Así solía ser mi papá desde el verano pasado cuando murió mamá: me daba gusto en todo lo que le pedía. Aunque yo hubiese cambiado todos mis deseos por ver sonreír, de verdad, a sus ojos tristes.

Era la primera navidad que pasábamos sin mamá; la primera vez que nos habíamos encargado de arreglar el nacimiento, y de sacar el árbol del cuarto de depósito en donde mamá se había encargado de guardarlo desde la navidad anterior.

Faltaba la gracia de las manos de ella para que brillara la estrellita, que pusimos torcida, sobre la punta del gran pino.

En aquel momento yo le había pedido a papá dejarla así, cuando creí verlo llorar. Pero como dos buenos soldados cumplimos con armar la decoración y, para no verlo triste, lo convencí de jugar a sorprender al hombre que traía los regalos de navidad. Por eso, esa noche estaba allí, conmigo, detrás del mueble, hasta que la espera lo durmió. Entonces, cuidando de no despertarlo, apoyé su cabeza contra la pared y lo dejé solo por un momento.

Después de dejar mi regalo para él al pie del árbol, regresé a su lado y, no sé en qué momento, me quedé dormido sobre su hombro, vencido por el hechizo de la musiquita navideña que salía por el pico de un pajarito de plástico, y las luces titilantes de nuestro decorado que parecían iluminar nuestra soledad.

De pronto, me despertó la voz de papá:

-Levántese mi “capitán”, ya es tarde, y creo que vi entrar y salir a alguien.

-Está bien, papi, no te preocupes – le dije algo soñoliento -; yo sé que “él” no existe. Papá abrió los ojos como si lo hubiese sorprendido mi revelación, cuando de pronto olí un aroma especial atravesando el aire de nuestra sala.

-¿Hueles eso? – le pregunté a papá.

El no me respondió; parecía tan confundido como yo por ese aroma conocido que rondaba la sala.

-Vamos a ver si hay algo debajo del árbol – me dijo mientras me abrazaba.

Volvimos a sonreír al encontrar nuestros regalos. Ambos habíamos logrado, con éxito, sorprendernos el uno al otro. Pero mayor fue nuestra sorpresa, días después, cuando en la Bajada de Reyes, al querer desarmar el árbol, de entre sus tupidas ramas cayeron dos pequeños regalos que habían estado bien escondidos.

Entonces recordamos el nítido aroma que percibimos esa Noche Buena: era el perfume que usaba mamá. Las tarjetas de nuestros regalos tenían escritas las mismas palabras para ambos: “Para mi amor eterno, de Mamá”.

Papá y yo derramamos unas lágrimas ante el hermoso misterio de aquella sorpresa que ella nos había dejado previsoramente y  nos abrazamos fuerte, muy fuerte. Desde entonces supimos que gracias al amor que ella nos dejó tras su partida, siempre existiría en nosotros la magia de la Navidad. Ese fue el regalo más hermoso que recibí de niño y, estoy seguro, el de mi papá también.

El Autor:

Ángel Bello García-Blásquez es un abogado laboralista, especialista en recursos humanos y aficionado al arte de escribir. Es limeño,  tiene 70 años y vive en el bonito pueblo de Chilca, cerca al mar y a los sueños literarios.

By |2017-10-22T00:48:04+00:00diciembre 10th, 2014|Cuentos|17 Comments

17 Comments

  1. Bertha Serna 18 diciembre, 2014 at 3:40 am - Reply

    Este cuento es muy bonito, porque nos damos cuenta que el amor de una madre no conoce fronteras,
    lo felicito al autor por su sencibilidad..

  2. Claudia 18 diciembre, 2014 at 12:14 pm - Reply

    Uno de los cuentos más lindos que he leído!

  3. AGUSTIN 18 diciembre, 2014 at 8:20 pm - Reply

    HERMOSO Y TIERNO TRIBUTO AL AMOR DE UNA MADRE; LA NAVIDAD TRAE MENSAJES MUY BELLOS QUE SE INSCRIBEN EN EL ESPÍRITU DE LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD. FELICITACIONES AL AUTOR. EL RELATO ES MUY CONMOVEDOR.

  4. Gladys Farje 18 diciembre, 2014 at 8:25 pm - Reply

    gracias por un relato tan lindo, que conmueve y da esperanzas.

  5. Netsocialbooks
    Netsocialbooks 18 diciembre, 2014 at 10:31 pm - Reply

    Muchas gracias por sus gentiles palabras, las cuales estaremos haciendo extensivas al autor.

  6. Ángel Bello García-Blásquez 19 diciembre, 2014 at 7:36 am - Reply

    Dos agradecimientos:
    Uno para los gentiles lectores que se dieron el tiempo de comentar positivamente mi humilde cuento y otro para los directivos de Netsocialbooks por darme la oportunidad de usar la vía “Apia” cultural que han abierto.
    Francamente no esperaba recibir tantas felicitaciones y solicitudes de contacto de nuevos amigos. Fue una experiencia muy enriquecedora y motivante. Dos ingredientes que animan a seguir escribiendo..
    Espero que otros escondidos escritores aprovechen la excelente oportunidad brindada por esta “red social NSB” para dar a conocer sus obras y compartirla con el mundo.
    Un abrazo a todos y !Felices fiestas!.
    El autor.

  7. karim 19 diciembre, 2014 at 11:00 am - Reply

    Increíble sensibilidad y facilidad de expresar lo que muchos no pueden exteriorizar, la imborrable huella del amor de madre que cual perfume, evoca en uno este sentimiento tan puro y que nos regresa a la magia y ternura de nuestros primeros años. Gracias por este lindo regalo de navidad!

  8. Ramon 20 diciembre, 2014 at 6:58 pm - Reply

    Exelente cuento, Felicitaciones

  9. Vicky 21 diciembre, 2014 at 12:11 pm - Reply

    Hermoso, la sencillez en las palabras te hacen vivirlo …y si, el amor de una madre es para siempre, es bonito continuar con la bella tradicion de arreglar el árbol con la ilusion de saber que papá Noel llegará con algun presente, continuar con esa union familiar aunque alguno ya no este presente como un tributo. Felicidades a Angel Bello, me encantó. Deseo para todos ustedes unas felices fiestas y los invito a recordar a nuestros seres mas queridos que se nos adelantaron y a buscar bien entre las ramitas de nuestro árbol…seguramente hay algo hermoso para todos nosotros. Feliz Navidad y un mejor 2015!!

  10. Celeste 23 diciembre, 2014 at 4:36 pm - Reply

    Profundo, sensible, sencillo y tierno.
    Transmite con palabras simples el sentimiento de los personajes tocando la fibra del lector.
    Felicitaciones por esta nueva iniciativa que comparten con muchos a los que nos gusta leer y escribi… aunque sea solo para nosotros….

  11. john mejia 1 enero, 2015 at 4:17 pm - Reply

    imposible detener una lagrima que asoma a lo ojos…Hermoso cuento de Navidad para el resto del año!

  12. guadalupe figueroa vallejo 3 enero, 2015 at 12:33 pm - Reply

    Hay mucha emoción en la narrativa…me encantó

  13. augusto llosa giraldo 8 enero, 2015 at 6:01 pm - Reply

    la verdad que el final me pareció excelente, felicitaciones amigo, siga adelante deleitándonos con otro trabajo suyo…

  14. HUGO TELLO PRADO 10 enero, 2015 at 8:08 pm - Reply

    Un relato muy sencillo y tierno que tiene el sabor navideño de esos hogares donde el amor a la familia es el centro motor de sus más íntimos anhelos . Felicitaciones!

  15. Gloria Morínigo 11 enero, 2015 at 3:33 pm - Reply

    Hace unos minutos, en Facebook encontré el cuento. Cuánta sencillez para hacernos sentir una gran emoción. Felicitaciones al autor. Lo busqué en FB y a través de la web pero no lo encontré.

  16. Victor Escajadillo 19 enero, 2016 at 11:27 pm - Reply

    Excelente cuento!! hace mucho que quería leerlo.
    Felicitaciones.

  17. Geraldine bello 25 septiembre, 2017 at 6:56 pm - Reply

    Tu talento es inminente Papa. Quisiera seguir leyendo más cuentos tuyos, en tus palabras noto a lo profesor y artista innato que eres, te gusto contar cuentos para tus hijos siempre antes de dormir.ahora tienes el tiempo suficiente para crearlos. Con cariño. Tu hija Bin din

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bienvenido a Netsocialbooks

Muy pronto te estaremos contando nuestras sorpresas.

Editorial y Librería Virtual

Si eres escritor estamos seguros que lo que te vamos a contar te va a gustar.